Ya sabéis que disfrutamos con la gastronomía, que nos encanta innovar, descubrir nuevos rincones de Córdoba para haceros luego recomendaciones y que vosotros también podáis disfrutarlos, y por eso hoy hacemos una búsqueda especial y os traemos todo lo relacionado con el mejor flamenquín cordobés, uno de los mejores platos de la gastronomía de la ciudad. 

Porque siempre tenemos nuestros rincones favoritos y cada espacio gastronómico tiene su plato estrella al que vuelves sólo por volver a probarlo, ¿verdad? Toma nota para tu escapada en verano (-:

Casa Rubio

Sin duda, uno de los rincones en los que degustar el mejor flamenquín cordobés es Casa Rubio, donde la calidad está asegurada.

Ubicación: Puerta de Almodóvar, número 5. 

Cigala del Sur

Como en todos los platos, hay rincones gastronómicos que prueban innovando y añadiendo novedades a los clásicos, este es el caso de Cigala del Sur, donde además, degustarás el mejor flamenquín cordobés con tamaños más grandes de los normales.

Ubicación: Avenida Virgen de los Dolores, número 10. 

el mejor flamenquín cordobés

Bar Moriles

Una taberna clásica de la ciudad en la que degustarás el flamenquín de toda la vida. Imprescindible.

Ubicación: Calle Antonio Maura, número 21

Taberna Sociedad de Plateros María Auxiliadora

Y, como hay muchas personas celíacas, la Sociedad de Plateros María Auxiliadora ha elaborado una receta de flamenquín para los alérgicos al gluten.

Ubicación: Calle María Auxiliadora, número 25

Cazuela de La Espartería

Otro rincón gastronómico especializado en el mejor flamenquín cordobés, no puedes irte sin probar su propuesta.

Ubicación: Calle Rodríguez Marín, número 16

Y ya, si visitas la provincia de Córdoba debemos confesarte que en el pueblo de Jose, Almedinilla, puedes probar otro de los mejores flamenquines de Córdoba en la Taberna Baco, ubicada en el Parque de Corea.

Disfruta con cada bocado, con cada plato, con todo lo que te ofrece Córdoba y su exquisita gastronomía.

Además, el flamenquín cordobés es uno de esos platos que queda grabado en la mente y que siempre quieres volver a degustar.

Y recuerda, no es una casa, no es un hotel, es Patio del Posadero. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies